viernes, 11 de mayo de 2007

COLORADITO... PERO DEL SUSTO¡
Hoy primero de mayo decidí salir a rodar muy temprano a visitar una vieja ruta que conocí desde mis inicios en esto del ciclomontañismo. Creo que el nombre se lo dieron por la combinación del color del terreno y debido a que los bikers también se ponen así: Coloraditos por el esfuerzo.
Saliendo de mi casa a las 6:30 am y con el odómetro marcando 942 Kms me dispongo a tomar ruta hacia este lindo terreno, como es de ustedes ya conocido la carretera no es mi fuerte ni mi motivación, sin embargo a las 7 pasadas ya me encontraba tomándome mi Power Pack: "Malta con Gala" para comenzar la ruta en la trocha, de lo mas sabrosa.

Al fondo ya divisaba el primer ascenso que es corto pero sustancioso desde donde se puede admirar el hermoso cerro que se debe coronar para volver a encontrar la carretera pero después de mucho esfuerzo, no por nada nos ponemos coloraditos.





Después de este descenso viene una Y que hacia la derecha nos lleva hacia Bojaca y hacia la izquierda, por donde debemos tomar, nos sacara a la carretera que va de Mosquera a la Mesa; mas o menos un kilómetro o kilómetro y medio después de esta Y encontraremos el desvío que nos lleva directo al asenso del coloradito, lugar muy ,muy tranquilo.....bueno hasta donde lo había conocido...
Admiren estos lindos terrenos, las rampas que se deben pasar, pero lo mejor los paisajes que podemos contemplar






Después de esta hermosa sesión de fotografías continué mi precioso asenso, en la parte superior de la montaña escuchaba voces y ruidos fuertes pero no les puse mucho cuidado, asumí que eran leñadores talando árboles, que es lo que por lo general se encuentra uno por estos caminos, ya casi coronaba la montaña cuando: PUM, PUM, PUM, varias descargas de fusil que me dejaron sembrado; de nuevo TAN, TAN,TAN,TAN y RE-PUMMMM gritos de voces masculinas al fondo de la montaña y de nuevo una seguidilla de disparos que cuando terminaron sus silbidos permanecían cortando el silencio que acompaña la montaña.
Casi cinco minutos después de esta mezcla de sensaciones, temor, expectativa, adrenalina corriendo por mi cuerpo, ansiedad; de entre el monte sale un soldado que se me acerco para conversar....Al final descubrí que todo este espectáculo sonoro se debía a un entrenamiento de polígono que estaban realizando los muchachos del Ejercito Nacional







Me perdonaran los bikers que ya habían escuchado y/o practicado tiro en el ejercito, pero es que a mi el destino no me dejo vivir esa experiencia y hoy que por primera vez escucho tan cerca esos artefactos se pueden imaginar mi sentir.
En fin después de esta agradable e inolvidable vivencia continué mi recorrido, por un delicioso descenso que debido al invierno es toooooodo un jabón. Aquí encuentro la carretera que de nuevo me retornara a Bogota, no sin antes despinchar, tomarme una aguadepanela con queso y respirar un contaminado aire que acompaña a todo ciclista al pasar por el botadero de Mondoñedo; eso sin olvidar el fuerte viento que se opuso a mi arribo.
Agradezco a Dios por acompañarme en este recorrido, protegerme y dejarme nuevamente en mi hogar poniendo mi odómetro en 1006 Kms y el cronometro en 4:05 horas de recorrido.

Juan Carlos Ovalle

2 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Que buena cronica.

Holmes Ivan dijo...

Hola Biker......esto es lo mejor del montañismo, recorrer tramos de montaña, conocer nuevos paisajes y caminos.